INSTITUT MARGALET de Cirugía Artroscópica y Traumatología

ARTROSCOPIA DE HOMBRO

En la actualidad, mucho ha sido el avance de la cirugía artroscópica en el tratamiento de las diferentes lesiones que afectan a la articulación del hombro, por lo que hoy en día , son pocas las indicaciones que precisan de cirugía abierta.

Esta técnica acorta los tiempos quirúrgicos y de rehabilitación, y mejora sin duda el diagnóstico y tratamiento de dichas lesiones.

Así las inestabilidades de hombro, agudas o recidivantes, las lesiones tendinosas, calcificantes o roturas parciales/ totales, son tratadas de manera efectiva con esta técnica quirúrgica

              

Pero en ¿ qué cosnsite una artrosocpia de hombro?.

La artroscopia, es una técnica quirúrgica, por la que introduciendo una pequña óptica o lente a través de una incisión menor de 1 cm realizada en la piel, podemos visualizar todo el espacio articular.

De ahí su nombre: artro - escopia. Visualización de una articulación. La lente está acoplada a una diminuta y ligera cámara , gracias a la cual podremos visualizar tu articulación en un monitor.

Hoy en día el avance tecnológico, nos permite adoptar la calidad en la imagen al servicio de la ciencia y la salud, por lo que los sistemas de FullHD ya están implantados en nuestros equipos, permitiendo una visión e imagen inmejorable, permitiendo llegar más allá con la definición de la imagen , con mejores diagnósticos intra operatorios.

La gran ventaja que nos aporta este método, es el de poder reparar las lesiones existentes en el mismo acto quirúrgico, sin necesidad de realizar grandes incisiones, ni seccionar o diseccionar las diferentes estructuras:

  • tejido subcutáneo
  • músculo
  • cápsula
para llegar a la articulación, con lo que se evitan o disminuyen los riesgos derivados de la cirugía abierta con las exposiciones de tejido, reduciendo la tasa de infecciones de forma increible, así como mejorando la recuperación del paciente al practicar estas incisiones tan pequeñas y anatómicamente diseñadas para poder acceder a cualquier rincón de tu articulación.

Otra gran ventaja frente a la cirugía abierta, es el poder reproducir la funcionalidad de la articulación y ser observadores de como acontece este proceso, que muchas veces nos da la clave del diagnóstico y correcto tratamiento de la lesión. Es sin duda la técnica de elección.


Qué patologías se pueden tratar mediante esta técnica ?.

Hoy en día , la artrosocpia es utilizada para cualquier patología:

  • articular
  • o peri articular
donde tan sólo la colocación de prótesis o el tratamiento de las fracturas de húmero están todavía en fase de ser realizadas mediante cirugía abierta, aunque ya son muchas las que se benefician de un control artroscópico.

Vamos a analizar alguna de las patologías más frecuentes localizadas en nuestro hombro.

¿ Qué es una luxación de hombro ?.

La palabra LUXACIÓN significa, fuera de sitio, y cuando nos referimos a luxación articular, es la incongruencia articular entre sus estructuras óseas.

Las luxaciones del hombro pueden ser:

  • la luxación gleno-humeral ( más frecuente y conocida ), que a su vez puede ser ANTERIOR O POSTERIOR.
  • la luxación acromio clavicular.


¿ Cómo se trata una luxación gleno humeral y por qué?.

La luxación gleno humeral es la que tiene lugar entre la glena o superficie articular del omóplato o escápula ( superficie plana )  y la cabeza del humero ( superficie esférica ).

Suele responder en la mayoría de los casos a un traumatismo por contusión directa o indirecta. En los casos de las luxaciones posteriores , puede deberse a una convulsión epiléptica o de otro tipo.

La forma de tratar cada luxación varía en función de la edad, ya que son diferentes trabajos los que constatan que una primera luxación por debajo de los 24-25 años, supone una amplia frecuencia de episodios de repetición, a lo que denominamos luxación recidivante.

Este tipo de patología debe ser tratado mediante cirugía artroscópica

              

Dado que la inestabilidad es crónica, el paciente tendrá constantes episodios de luxación o subluxación, que irá deteriorando el cartílago y demás estructuras , condicionando una artrosis precoz.

En la maypría de los casos se podrá emplear una técnica de reparación artroscópica, que consistirá en la reparación de la anatomía dañada ( de aquellos elementos alterados por el traumatismo ), utilizando unos pequeños implantes o anclajes que recolocarán el labrum glenoideo en su sitio.

El labrum glenoideo o rodete glenoideo, es como una trinchera, que refuerza el reborde de la glena. Hemos señalado anteriormente que la glena es una superficie plana y está en contacto con una esférica.

Es por tanto necesario un elemento estabilizador mecánico que evite la inestabilidad de la articulación. Este estabilizador es el rodete o labrum , y es necesaria su correcta fijación al hueso.

Las ventajas del post operatorio tras una cirugía artroscópica de hombro,es que no es invalidante, ya que el paciente a las pocas horas e la cirugía puede ser dado de alta hospitalaria, y se le permite al paciente vestirse , desvertirse, ducharse y realizar una serie de movimientos controlados para evitar la rigidez articular.

Se inicia una fisioterapia precoz y la reincorporación deportiva se realiza a los 3 meses de la cirugía.


¿ Cómo se tratan las luxaciones acromio claviclares ?

En la mayoría de los casos las luxaciones no son incarceradas , y pueden reducirse inicialmente y responden a tratamiento conservador.

Este es un poco latoso dado que debes seguir una inmovilización severa y continuada, no garantizando la estabilidad posterior.

El tratamiento de estas lesiones se efectúa mediate artroscópia y su objetivo es restablecer la normal anatomía de la articulación.

La técnica artroscópica permite una reintegración absoluta y una temprana recuperación.

         

 


Las lesiones del manguito rotador.                                         ¿ Qué son y cómo se tratan ?

El manguito rotador o cofia rotadora, es el nombre por el que nos referimos a los principales tendones del hombro, y que recubren a modo de sábana, cofia o manta la cabeza del humero, proporcionando una estabilidad y una movilidad específica.

El manguito se encuentra formado por 3 tendones principales:

  • el tendón supraespinoso ( más superior )
  • el infraespinoso ( posterior )
  • y el subescapular ( anterior )

Es frecuente la lesión por tendinopatía crónica o de larga evolución ( por desgaste ) , secundaria o no a la compresión subacromial.

Se puede lesionar un tendón de forma parcial o total, y combinarse con lesión de otros tendones, hasta llegar a una rotura masiva de la cofia rotadora.

El tendón que sufre mayor proporción de lesión es el supraespinoso.

Su tratamiento al igual que el resto de patología tendinosa ,se realiza mediante técnica artroscópica.

Se trata de reparar el tendón, mediante sutura o reinserción ósea, así como evitar los fenómenos que desencadenan su patología ( por ejemplo , hemos de eliminar el roce del acromion).

      


Otras patologías que podremos encontrar:

  • lesiones de SLAP
  • tendinopatía cálcica
  • capsulitis retractil


LESIÓN DE SLAP

Por lesión de SLAP entendemos aquellas que se producen en la zona superior de la glena , afectando la inserción articular del tendón del bíceps.

Se clasifican en diferentes tipos:

  • I
  • II
  • III
que se han ido incrementando con el paso de los años, según la patología asociada a la lesión de SLAP

El mecanismo de lesión más frecuente es:

  • el asociado a traumatismo por caída sobre el hombro en extensión.
  • las luxaciones acromio claviculares ( se asocia un 50% de lesiones de SLAP a esta luxación )
  • o bien mecanismos de repetición como el lanzador de beisball o el sacador de tennis


En muchas ocasiones su diagnóstico pasa desapercibido, si no se piensa en él, ya que la RMN no suele identificar esta lesión.

Será la historia clínica del paciente, su exploración con dolor a la solicitación del bíceps y la rotación externa  y el estudio mediante artro RMN del hombro, los que nos indicarán la presencia de esta lesión.

El tratamiento es quirúrgico en la mayor parte de los casos, y se realiza mediante técnica artroscópica, consistiendo en reinsertar el tendón del bíceps a la glena mediante un anclaje.

             


TENDINOPATÍA CÁLCICA

Se trata de una patología de origen desconocido, y que tan solo un porcentaje de la población es capaz de presentar.

Se caracteriza por la sedimentación y posterior calcificación del detritus inflamatorio resultante de la tendinitis, más frecuentemente a nivel del supraespinoso, haciéndose visible en un estudio radiológico simple.

La calcificación puede variar de tamaño con el tiempo, y suele coincidir con un proceso álgico o muy doloroso al inicio de su formación, siendo también bastante común la presencia del dolor cuando se desintegra o reabsorbe de forma espontánea.

En muchos casos , la calcifcación es intratendinosa, afectando a la funcionalidad y espesor del grueso tendinoso, por lo que debe ser intervenida de form artroscópica para su desbridamiento y sutura posterior del tendón.

En otros casos su patología está desencadenada por el dolor que provoca al crear un conflico de espacio a nivel subacromial.

                          


CAPSULITIS RETRACTIL

Por capsulitis entendemos aquel proceso lesional que cursa con inflamación de la cápsula articular, y que en su progresión desencadena una limitación de la movilidad, asociada a dolor severo, que va en aumento , hasta desencadenar un proceso patológico conocido como capsulitis retractil o adhesiva.

Antiguamente catalogada como hombro congelado o periartritis escapulo humeral.

La capsulitis no es más que la consecuencia de una lesión inicial que ha desencadenado dolor e inflamación, y que al no resolverse, desencadena esta inflamación capsular tan adversa.

Al igual que la tendinopatía cálcica, esta patología sólo se presenta en un numero reducido de la población, siendo más frecuente el sexo femenino.

Es de diagnóstico fácil para aquellos que estamos habituados a las lesiones de hombro, ya que la limitación del movimiento tanto en activo como en pasivo, deben hacernos sospechar esta patología.

Es importante hacer un diagnóstico inicial para adoptar medidas de fisioterapia específicas, que eviten la progresión de la capsultitis.

En aquellos casos donde la capsulitis no se beneficie de la rehabilitación, debemos realizar un tratamiento quirúrgico artroscópico consistente en liberar las adherencias capsulares y retornar la funcionalidad al hombro.